Artículo anterior
Siguiente artículo
Compliance no llega, sino que nace de ti

Compliance no llega, sino que nace de ti

13/4/2022

-

7 min

¿Cómo fueron mis inicios, cómo llegó mi vida profesional a desembarcar en Compliance? Pues he creído que el Compliance no llega, sino que nace de ti. No creo en el cumplimiento, no creo que sea sólo un trabajo mover tantas emociones, mover posturas, transformar una cultura de integridad en las organizaciones, creo que no se limita a un puesto de trabajo, con lo cual yo he creído que Compliance ha estado conmigo toda mi vida. Tuve los mejores Compliance Officers que son mis papás; de ellos pude ver que era el Compliance, cómo se vivía, qué significaba la integridad del portarnos bien, el cuidar la imagen, el ser congruentes. 

Pero como algo laboral, Compliance llega a mí desde la universidad, porque yo estudié en una universidad con un perfil muy norteamericano. En la universidad yo tenía una beca, y nos solicitaban un tipo de trabajo social para compensar esta ayuda económica, pues a mí me asignaron como responsable de monitorear el cumplimiento del servicio social en la universidad. En esta universidad, el servicio social no eran prácticas profesionales, sino era apoyar a la comunidad tanto en educación, para aprender a leer y escribir, como dependiendo la especialización que tengas, era apoyar a la comunidad. 

Me tocó desde estas prácticas, conocer qué era una auditoría, pero sobre todo aprendí la importancia de decir la verdad, la importancia de no querer pasar por encima de todos, so pretexto de graduarse. Y me tocó pues, lamentablemente, identificar casos donde no estaban haciendo prácticas, es decir apoyo a la comunidad, sino a algunos alumnos tenían conocidos que les firmaban los papeles para pasar el proceso. 

Y quién diría que estos años de práctica en la universidad más tarde se convertirían en cimientos claros para hacer compliance. Soy Compliance, ya como abogada graduada y trabajo en organizaciones, pero lo curioso es que nunca lo vi como un puesto de trabajo.

 

Adriana, como comentas, tu dilatada experiencia profesional te ha llevado por una larga lista de multinacionales; ello es de gran valor añadido. Una de las grandes multinacionales en las que trabajaste es la gigante tabacalera Philip Morris. ¿Cómo se encara el management de los programas de Compliance en industrias y sectores cuyo primer punto de conflicto es, tal vez, la insalubridad de un producto?, ¿cuál es tu opinión en este sentido?

Era muy joven en ese momento, y sabes que la edad es importante, no es lo mismo a tus 22 que a los 40, cuando ya te preguntas otros conceptos y con otro nivel de profundidad. En ese momento, no analicé el producto y la filosofía, y más adelante confirmé que no me había equivocado. ¿Qué quiero decir con esto? Creo que quienes hacemos Compliance somos soñadores, porque hay un grado de idealismo que siempre nos acompaña, de querer que todo sea perfecto y que todo sea nítido, que todo sea muy bueno. Compliance inicia siendo un tema de calidad, y calidad significa congruencia y compromiso, y significa verdad en lo que haces, no importando si es tabaco, si es medicina o si es un tema de medios.

Lo que hagas tiene que ser lo mejor. Y creo que lo aprendí de una gran escuela que fue para mí Philip Morris, fue mi segunda asignatura ya como Compliance. Yo ya lo había hecho antes en otra compañía y tuve la fortuna de conocer cómo se estaba trazando un programa de cumplimiento fuera de Estados Unidos. Compliance nació en Estados Unidos, el resto de los países fuimos emulando, asimilando y otros tanto simplemente copiando lo que pasaba allá, sin quizás llegar al punto fino ni al cambio de la cultura. Así es que aprendí, en muy corto tiempo, que la calidad es un eje conductual natural, y estoy segura que hoy es fundamental hacer Compliance. Aprendí que hacer Compliance es hacer bien las cosas a la primera, mitigar desperdicio, dejar de rehacer las cosas y que vuelvan a salir mal, como ese contrato que nos piden los colegas y nos equivocamos en la cláusula, nos equivocamos en la información y volvemos a equivocarnos. Y ese ida y vuelta es demasiado desperdicio

Descarga nuestra app

Artículos relacionados

El cambio normativo del 2000 y su impacto en Latinoamérica.

El cambio normativo del 2000 y su impacto en Latinoamérica.

Nosotros empezamos como emprendedores, con la idea de vender la compañía ya desde el día cero. Entonces siempre tratamos de hacer todo...

22.7.2022
-
Leer artículo
14 alertas en tiempos de guerra

14 alertas en tiempos de guerra

Aunque no lo creas, la guerra entre Ucrania y Rusia afecta al mapa de riesgos de tu empresa. Descubre las 14 alertas en tiempos de guerra...

22.3.2022
-
Leer artículo
Los stakeholders y Compliance, sin grises.

Los stakeholders y Compliance, sin grises.

Hoy los negocios son administraciones de riesgo, o sea, el producto y la calidad del producto ya no se discuten. Ya nadie va a ...

2.6.2022
-
Leer artículo

Suscríbete

Únete a nuestra newsletter

No me interesa