Artículo anterior
Siguiente artículo
Gestión económica y financiera de una empresa

Gestión económica y financiera de una empresa

17/11/2022

-

7 min

En los tiempos que corren, las empresas del siglo XXI buscan incrementar la rentabilidad a través de nuevos productos o servicios, para obtener un mejor retorno de la inversión (ROI) en el corto plazo.

La gestión económica y financiera de las empresas, requiere de una gran labor de análisis, realizada por diversas áreas de la empresa, por ejemplo: finanzas, auditoría, compras, ventas, recursos humanos, compliance, es decir, es una labor integral. 

¿Qué es la gestión económica y financiera de una empresa?

La gestión económica y financiera de una empresa es un procedimiento administrativo contable que consiste en planificar las compras, las ventas, los gastos y otros ingresos de la empresa, con la finalidad de poder predecir de manera razonable la continuidad de la empresa en marcha y su crecimiento sostenido, por medio de la obtención de beneficios económicos y el soporte de pérdidas, de manera organizada en el tiempo.

En definitiva, consiste en determinar los precios adecuados para los bienes y los servicios, que permitan soportar los costes y los gastos de la actividad realizada, obteniendo una rentabilidad adecuada, pero al mismo tiempo coordinando en el tiempo los cobros y los pagos, para evitar desfases temporales perjudiciales. 

¿Qué son los recursos económicos de las empresas?

Los recursos económicos de una empresa están conformados por todos aquellos ingresos que pueden convertirse en activos para la organización, es decir, que van a representar efectivo, equivalente de efectivo, bienes de cambio, bienes de uso, inversiones y otros bienes, que permiten a la empresa contar con la liquidez adecuada para afrontar pagos a corto y mediano plazo, y con la solvencia para futuros pagos a realizar a largo plazo.

Estos recursos económicos permiten realizar inversiones para ampliar las actividades de la empresa, la capacidad instalada, la tecnología, el capital humano y otros recursos que generarán mejoras en sus operaciones y, por ende, en el retorno de la inversión.

Consejos para una óptima gestión económica y financiera de las compañías

La gestión económica y financiera de las compañías, puede lograrse de manera óptima, siguiendo algunos consejos claves, que permitirán obtener mejores resultados en menor tiempo. 

Marca unos KPIs objetivos

Los KPIs (Key Performance Indicators), son indicadores clave que sirven para medir el desempeño de la empresa en sus distintas áreas y para determinar el rendimiento de los procesos de la compañía.

Según quiénes sean los stakeholders, variarán los KPIs en los cuales tendrán interés:

  • Proveedores: liquidez, ciclo operativo, endeudamiento, solvencia.
  • Bancos y tenedores de bonos: cash flow.
  • Inversionistas: rentabilidad y liquidez.
  • Management: rentabilidad, eficiencia en el uso de los recursos, flujo de fondos positivos. 

En la gestión económica y financiera de una empresa, los KPIs más relevantes son:

- KPIs de rentabilidad: miden la capacidad de la empresa para obtener un retorno adecuado sobre ventas, sobre los activos y sobre el capital invertido. Este conjunto de índices, conforman el ROI (retorno de la inversión).

  • Margen de rentabilidad
  • Retorno sobre los activos
  • Retorno sobre el patrimonio

- KPIs de rotación de activos y pasivos: miden la velocidad de rotación de las cuentas a cobrar, inventarios y cuentas a pagar de una empresa.

  • Rotación de cartera
  • Período promedio de cobro
  • Rotación de inventarios
  • Rotación de activos fijos
  • Rotación del activo total
  • Rotación de pasivos
  • Brecha financiera

- KPIs de liquidez: miden la capacidad de la empresa para pagar las obligaciones de corto plazo.

  • Capital de trabajo
  • Liquidez corriente
  • Prueba ácida

- KPIs de endeudamiento: miden la situación general de la deuda de la empresa en relación a sus activos y a su capacidad para obtener ganancias.

  • Autonomía
  • Dependencia
  • Endeudamiento
  • Leverage o apalancamiento

- KPIs de patrimonio: miden el respaldo de la empresa en activos de gran valor, pero también la imposibilidad de transformar los activos en efectivo a corto y mediano plazo.

  • Solvencia
  • Inmovilización

Gestiona los cobros y los pagos con diligencia

La actividad financiera por excelencia consiste en el cash flow o flujo de efectivo, herramienta por medio de la cual se gestionan los cobros y los pagos de las empresas, para lograr una rotación de dinero en efectivo y en cuentas bancarias, que permita equilibrar los cobros y los pagos a realizar.

La mejor manera de planificar el cobro de ingresos provenientes de ventas u otras fuentes, es la predicción en base a ejercicios contables pasados, y en el caso de empresas nuevas, en la periodicidad de cobros de empresas que realizan actividades similares. 

En este sentido, los medios de cobro que utilice la empresa serán la variable principal a tener en cuenta para predecir los cobros. Por ejemplo:

- El ingreso por cobros en dinero en efectivo o con transferencia bancaria, es diferente del ingreso por cobros en cuenta corriente o por tarjetas de crédito, que requieren mayor espera para su obtención.

- Las inversiones a corto o largo plazo: es necesario invertir el dinero en efectivo o por transferencias bancarias que se recibe, pero siempre teniendo en consideración el porcentaje de la inversión que debe liberarse en un determinado momento para solventar pagos.

La organización de los pagos depende de la fuente de financiamiento elegida y del tipo de pagos a efectuar, por ejemplo:

- Las deudas fiscales y de seguridad social, pueden financiarse con cierto límite de tiempo y con determinadas tasas de financiamiento establecidas por el fisco. 

- Las deudas bancarias se pueden refinanciar si es necesario, pero con tasas de interés que pueden ser elevadas. 

- Las deudas directas con proveedores suelen ser una fuente de financiamiento rápida, pero que generan altos costes.

Estudia periódicamente cómo reducir costes

El análisis de costes implica el análisis consciente de cada una de las necesidades de las áreas que intervienen en el proceso productivo de fabricación, venta y posventa de bienes y servicios.

Una reducción de costes que no tenga en cuenta la calidad de los insumos a utilizar, el mercado en el que se desenvuelve la empresa, las necesidades de los clientes, los puntos de venta efectivos, las acciones de postventa, entre otros factores, serán efectiva a corto plazo, pero traerán consecuencias indeseables a largo plazo.

Las empresas que reducen costes sin medir límites, y que tienen como único objetivo obtener un mejor ROI (retorno de la inversión), terminan poniendo en peligro la empresa en marcha.

El estudio de costes periódico, que se realice mediante un análisis consciente de proveedores, mercados y fuentes de financiamiento, redunda en beneficios a corto y largo plazo para la empresa.  

Analiza las rentabilidades de cada producto o servicio

Las empresas pueden tener diversas actividades principales y secundarias. En el mundo actual, es fundamental diversificar las actividades para evitar pérdidas masivas, en caso de problemas en los mercados.

Es esencial contar con herramientas de monitoreo continuo de la rentabilidad y de los flujos de efectivo que generan las diferentes actividades que realiza la empresa.

Un producto puede ser rentable en cuestión de costes, pero no ser “vendible” en el mercado donde opera la empresa. Otro producto puede ser menos rentable a nivel de costes, pero generar ventas continuas a corto y largo plazo.

Para medir la rentabilidad de un producto o servicio a lo largo del tiempo, se debe tener presente el siguiente esquema para cada producto o servicio:

Analiza las rentabilidades de cada producto o servicio

Analiza los beneficios

En el mundo de los beneficios, gran parte depende del espíritu de los inversores, ya que existen inversores que pretenden obtener beneficios cueste lo que cueste, sin tener en consideración cuestiones éticas ni legales.

Otros inversores, por el contrario, toman en cuenta no sólo la legalidad y la integridad de las operaciones a la hora de obtener beneficios, sino también cuestiones reputacionales, como pertenecer a empresas que reducen su huella de carbono, que contratan personal con capacidades diferentes, que realizan políticas de género y diversidad, entre otras acciones sociales positivas.

Los beneficios de un producto o servicio a veces pueden medirse de manera directa, calculando resultados en números concretos, pero otras veces, solo pueden medirse en el beneficio reputacional o en la prevención de riesgos a largo plazo. 

Por ejemplo: una empresa que vende sus productos en contenedores reciclables probablemente obtenga una rentabilidad menor del producto en cuestión a corto plazo, pero la generación de conciencia en las sociedades sobre el reciclaje, es decir, su buena imagen corporativa, redundará en un mayor número de ventas a largo plazo, y en la obtención de clientes valiosos.

Las empresas saludables y competitivas son aquellas que generan valor en las terceras partes y en la sociedad, por sobre los precios y los números duros de rentabilidad. 

Incorpora un software de gestión de riesgos

Las terceras partes con las cuales se relaciona la empresa son fundamentales para sostener y mejorar la reputación corporativa, y con ello la rentabilidad en los negocios y el ROI (retorno de la inversión).

La gestión de los riesgos de terceras partes es una actividad que se debe realizar 24/7 para evitar daños legales, económicos y reputacionales que pueda sufrir la empresa por acción directa o indirecta de sus terceros.

Un software de gestión de riesgos seguro, compatible con los sistemas de gestión de la empresa, de utilización sencilla, que brinde información completa y oportuna referida a las terceras partes, y que muestre indicadores de gestión de riesgos, será fundamental para lograr resultados exitosos en la gestión de riesgos de terceras partes.

Formación en Compliance

La creación de una cultura de Compliance en las empresas, en línea con la propuesta del informe COSO III, comprende una formación en Compliance integral, que abarca tanto la comunicación como la capacitación, referidas al cumplimiento de los siguientes objetivos:

- Objetivos de management: estratégicos, tácticos y operativos.

- Objetivos de información o Reporting: interno y externo, financiero y no financiero.

- Objetivos de cumplimiento normativo: interno y externo, de leyes y regulaciones.

La gestión económica y financiera de una empresa requiere de Compliance, para cumplir con los objetivos de management, de reporting financiero y de cumplimiento normativo.

Importancia de la gestión financiera de una empresa

La gestión financiera de una empresa es relevante desde su constitución hasta su venta total o parcial. Una empresa puede superar procedimientos de KYC y Due Diligence practicados por terceros con diversas finalidades, cuando tiene como pilar el cumplimiento de normas legales y de normas voluntariamente asumidas.

La gestión financiera basada en el cumplimiento y en la transparencia de las operaciones, acorde a las necesidades de la empresa, de los socios y de sus terceras partes, genera valor en la compañía y confianza hacia los stakeholders. Esto llevará a un crecimiento sostenido de la empresa que, sin dudas, evitará problemas económicos futuros y redundará en un mejor ROI (retorno de la inversión).

Agenda una DEMO, y conoce cómo mejorar tus procesos con Riskallay.

Descarga nuestra app

Artículos relacionados

EBIT de una empresa. Qué es y cómo se calcula.

EBIT de una empresa. Qué es y cómo se calcula.

El EBIT es un indicador financiero que mide el beneficio de una empresa. Te lo contamos todo acerca de este indicador y cómo calcularlo.

24.1.2023
-
Leer artículo
Balance de situación de cuentas. ¿Qué es y cómo hacerlo?

Balance de situación de cuentas. ¿Qué es y cómo hacerlo?

El balance de situación de una empresa es un ejercicio clave para la gestión empresarial. Te lo contamos todo sobre el balance de situación.

25.11.2022
-
Leer artículo
Ratio de apalancamiento. ¿Cómo afecta a las empresas?

Ratio de apalancamiento. ¿Cómo afecta a las empresas?

Descubre qué es el ratio de apalancamiento y para qué sirve el cálculo de este índice financiero en las empresas.

16.1.2023
-
Leer artículo

Suscríbete

Únete a nuestra newsletter

No me interesa