Artículo anterior
Siguiente artículo
Ratios de Solvencia. ¿Qué es y cómo calcularlo?

Ratios de Solvencia. ¿Qué es y cómo calcularlo?

5/1/2023

-

7 min

El ratio de solvencia es la relación entre los activos y pasivos totales de la empresa. Este ratio financiero responde a la pregunta… ¿la empresa puede pagar hoy mismo todas sus deudas con terceros, con los bienes y derechos que posee?

¿Qué es y para qué sirve el Ratio de Solvencia?

En líneas generales, el ratio de solvencia corresponde a la relación entre el activo total de la empresa y el pasivo total de ésta, es decir, mide la capacidad de la empresa para hacer frente a deudas en el largo plazo.  

El proceso de evaluación de la solvencia a largo plazo, es diferente de la evaluación de liquidez a corto plazo, tanto por el horizonte temporal como por las variables básicas que se utilizan. Mientras que el análisis de corto plazo se centra en la liquidez, el largo plazo se centra en el resultado como elemento fundamental para la generación de solvencia y liquidez de largo plazo.  

La empresa es solvente cuando puede cancelar el total de sus obligaciones con terceros con la totalidad o menos de sus bienes y derechos.

Fórmula para calcular el Ratio de Solvencia

Existen fórmulas más complejas y otras simples, pero en líneas generales, el cálculo del ratio de solvencia se realiza del siguiente modo:

Solvencia = Activo Total / Pasivo Total

Desagregando la fórmula:

Solvencia = (Activo Corriente + Activo No Corriente) / (Pasivo Corriente + Pasivo No Corriente)

Interpretación del Ratio de Solvencia

Para la interpretación del ratio de solvencia es necesario pensar en lo siguiente: ¿qué pasaría si la empresa decide cerrar hoy?, ¿puede pagar todas sus deudas con terceros? O dicho de otra manera, si la empresa decide desendeudarse con terceros, ¿le alcanzan la totalidad de sus activos para pagar la deuda?

Valores óptimos para las empresas

El valor ideal u óptimo del ratio de solvencia es un resultado con valor entre 1 y 2, es decir, que el activo total supere al pasivo total de la empresa, pero no más del doble.

Si el valor del ratio de solvencia es menor a 1, la empresa no tiene capacidad de cancelar la totalidad de las deudas con terceros con la totalidad del activo. Es decir que, a largo plazo, lo que hoy es un problema de solvencia, puede convertirse en un problema de liquidez.

Si el valor del ratio de solvencia es mayor a 2, la empresa tiene un exceso de recursos desaprovechados. Podría aumentar su capacidad instalada, incursionar en nuevos mercados, distribuir utilidades, entre otras actividades para aprovechar los recursos disponibles.

El ratio de inmovilizado material

Junto con la fórmula simple de solvencia, se evalúa también el ratio de inmovilizado material de la empresa, para evaluar cuántos activos de difícil conversión en efectivo posee la empresa. Si bien constituye un respaldo o garantía importante tener inmuebles y vehículos, por ejemplo, no es posible convertirlos en efectivo o su equivalente de inmediato.

Inmovilizado = Activo no corriente o fijo / Activo Total

El ideal es que el inmovilizado no sea superior a 0,5, es decir, que el activo fijo no corresponda a más del 50% del activo total, pero esto depende del giro del negocio, de las necesidades operativas, entre otras.

La importancia del Ratio de Solvencia en la gestión de riesgos

Los ratios financieros son útiles para la toma de decisiones eficientes y oportunas por parte de los stakeholders, al igual que las técnicas de análisis horizontal y vertical de Estados Financieros.

Específicamente, el ratio de solvencia es de suma utilidad en el análisis de gestión de riesgos de terceras partes. Por ejemplo:

  • Un banco o compañía financiera que debe evaluar la posibilidad de prestar dinero a la empresa, analizará la solvencia para conocer la posibilidad de cobro de esa deuda en el largo plazo.
  • Un inversor que necesita fusionarse con la empresa o simplemente realizar uniones transitorias o acuerdos de colaboración, analizará la solvencia de la empresa, para saber si la misma está en condiciones de afrontar deudas a corto y largo plazo.
  • El gobierno, a la hora de otorgar subsidios o planes de financiación para deudas impositivas o de seguridad social, analizará qué tan cumplidora puede ser la empresa en el largo plazo.
  • Un proveedor frecuente de la empresa, necesitas saber sí la misma contaría con los recursos suficientes para cancelar la deuda, en una situación de caso fortuito o fuerza mayor por la cual la empresa debiera cerrar sus puertas.

De este modo, es posible concluir que el análisis del ratio de solvencia en particular, brinda información valiosa para la toma de decisiones de terceras partes.

Cuando se debe abordar un análisis KYC o Due Diligence desde la empresa hacia terceros, solicitar información sobre la solvencia de ese tercero, brindará una seguridad razonable en el cobro de los derechos que adquiramos sobre ese tercero, por ejemplo: grandes clientes. 

Descarga nuestra app

Artículos relacionados

Balance de situación de cuentas. ¿Qué es y cómo hacerlo?

Balance de situación de cuentas. ¿Qué es y cómo hacerlo?

El balance de situación de una empresa es un ejercicio clave para la gestión empresarial. Te lo contamos todo sobre el balance de situación.

25.11.2022
-
Leer artículo
Gestión económica y financiera de una empresa

Gestión económica y financiera de una empresa

La gestión económica y financiera de las empresas, es vital para el devenir de éstas. Te damos claves para una buena gestión de la economía.

17.11.2022
-
Leer artículo
Estructura de costes de una empresa. ¿Qué es y cómo crearla?

Estructura de costes de una empresa. ¿Qué es y cómo crearla?

La gestión económica y financiera de una empresa es una tarea compleja. Crear una estructura de costes ayudará a gestionar mejor tu compañía

1.12.2022
-
Leer artículo

Suscríbete

Únete a nuestra newsletter

No me interesa